inicio

Corría el año 1983. Antes de todo estuvo el Spectrum 64K. Aún lo guardo en una estantería vitrina de mi casa. Lo compré con el dinero que saqué en unos trabajos de un mes de verano sacando ceniza en una central térmica. ¡cuántas horas y cuánto ruido metían las condenadas cintas de audio que usabas de archivo a modo de disquete! Pero… ¡QUE BONITO! Allí sólo se trataba de jugar y de ver de tener un ordenador personal para mi. Los PC de IBM que acababan de salir con sus pantallas en verde eran carisisimos.

¡Cómo ha avanzado todo!

Llegué a esto de internet allá por el año 1991. Aún recuerdo mi primer proveedor de acceso: servicom. Recuerdo mi sorpresa cuando el modem que instalé comenzó a sonar y me pareció que estaba roto. Recuerdo los disquetes de instalación del software de mi banco. Daba soporte para cruzar las órdenes comando vía modem a IPD directo para que el banco en Madrid gestionase mis instrucciones con las cuentas corrientes.

Recuerdo que había que acceder en internet por medio de las direcciones IP y que las revistas publicaban mensualmente pequeños libritos con las direcciones catalogadas en plan páginas amarillas. Recuerdo también los portales del proveedor que catalogaba de un modo mas ameno distintas direcciones. Recuerdo la ilusión por entrar en la página de la biblioteca del congreso de los estados unidos.

¡Cómo ha avanzado todo!

Luego me re-enganche a este mundo allá por el año 1998. Realicé labores en una empresa propia que hacia funciones de acceso a internet. Quebró por la falta de interés de las distintas empresas en tener páginas WEB o servicios propios de hosting. Al final Telefónica se lo terminó por comer todo tras la labor de pioneros realizado por muchos. Estaba cantado pues toda la infraestructura era suya.

Me re-enganche de nuevo, esta vez como usuario, en el mundo de los Blogs. Corría el año 2008, creo. Me apunté a uno gratuito que facilitaba Libertad Digital. Allí nació El Peón Caminero. Fue una etapa bonita dónde conocí a gente encantadora que leía y comentaba tus post. Y yo comentaba algunos suyos claro está. Una pequeña comunidad de desconocidos unida por los escritos sobre lo que fuese. Al llegar a los cien, termine primero por callar y luego por mutar. Necesitaba algo más.

Luego llegó el descubrimiento de scribd.com que me permitió subir los escritos en los formatos que yo decidía y con la longitud que yo necesitase. Allí se desarrollaron el peón caminero en segunda y tercera etapa. El cuarto peón nació allí, pero ya quería volar solo casi desde el inicio y scribd.com se le comenzó a quedar pequeño. Se transformó en el peón caminante (Pawn Wayfarer). Cambió de nombre, como en las iniciaciones místicas, porque muchas búsquedas de latino-américa desembocaban en él buscando información sobre esa profesión, inexistente como tal, en España. A cada uno su terreno.

Y ahora por aquí. Aprovechando el mundo de los blogs que se pueden transformar en página Web amistosa. Conectado a cien mil cosas a la vez (Facebook, Twitter y otros que llegaron antes). El mundo de la interacción en su máximo exponente. Gracias a WordPress. Puede que haya etapas posteriores para hacer mas personal el sitio. De momento es suficiente. No se aspira a mucho más que anteriormente: entenderse uno y entender el mundo. Para otras cosas hay otros sitios. Y si además puedes alumbrar a alguno o hacerle pasar un sitio agradable: ¡pues mejor!

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑