Una de lobos y otra de CO2

2 comentarios en “Una de lobos y otra de CO2”

  1. Mi muy estimada Carla.
    Me alegro que tengas opinión propia de todas estas cuestiones que comentas, quizá demasiado mezcladas y sin posible coherencia completa. Al menos yo no consigo alcanzarla de acuerdo con mis creencias básicas y experiencia. Demasiados temas y demasiado complejos.
    Te animo a seguir reflexionando como haces e informandote sobre ellas de primera mano si puede ser, y si es tu intimo sentir y querencia, intentar vivir de acuerdo con las conclusiones que puedas de ellas. Ninguno somos perfectos, y casi nadie busca coherencia o eso que tu llamas integridad, a mayores de las circunstancias que cada uno tenemos. No pierdas el optimismo, no te dejes embargar por el pesimismo. Haz lo que creas y puedas que tienes que hacer, sabiendo que el futuro no te pertenece porque ni existe, ni eres dueña de nada, ni puedes controlarlo; ni eres responsable del pasado porque tampoco existe. Suena raro, ya lo sé.
    Muchas gracias por leerlo y estar ahi.
    No quiero extenderme mas porque me llevaria muy lejos y demasiado tiempo. No tengo que justificar a nadie que no quiera lo que pienso, ni lo que hago, ni trato de convencer a nadie. Todo es discutible, y nada es cierto de seguro. Salvo que todos moriremos y la humanidad tambien, y la tierra tambien, y el sistema solar tambien.
    Mucho animo en tu pelea interna.

  2. Además estos datos puede que tampoco sean reales, debido a la compra-venta de emisiones de CO2
    Sin embargo como seres humanos ecodependientes, es nuestra responsabilidad con independencia de lo que haga el vecino, se llama integridad, el problema es que no lo enseñan a ser en ningún colegio.
    Es de estúpidos sumarse a la indefensión y la impotencia ante el sentir que es un mal de muchos, eso es un consuelo para tontos.
    Está claro que este mal que hemos creado, nos va a llevar a la extinción, lo peor de todo no va a ser cuando muera el último ser humano, sino en el camino que nos llevará a ello a la mayoría.
    Y nos lo estamos tomando como si nada, sin previsión y de una manera muy radical que ya se expresa en el rechazo de los inmigrantes, que no es nada comparado a las grandes que se avecinan. 7 mil millones de personas hacinados casa vez más en espacios cada vez menos habitables, espero y deseo que no tengas descendencia, a diferencia de mí, que me siento culpable de la herencia que han recibido, y siento dolor porque he nacido en la generación del plástico, y mis padres y abuelos la de la guerra y posguerra.
    Tierras destruidas por las bombas, regada por la sangre de nuestros vecinos, mares llenos de barcos y pruebas nucleares, atmósfera envejecida prematuramente, espacio exterior polinizado de satélites…y sin embargo, estoy escribiendo desde un móvil, hecho de plástico y metales pesados y minerales escasos, sentada en un taburete de plástico y aluminio, seguramente fabricado a 6000 km. Delante mío hay una garrafa de plástico de aceite, la mesa está lacada en blanco con barniz de polímeros inorgánicos…y lo miro todo y pienso qué me costaría sustituir todo ello, y sin dinero ni madera ni máquinas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .