Atrapados – Nicholas Carr – 2014

iu-5.jpegComentario del libro de Nicholas Carr, Atrapados, cómo las máquinas se apoderan de nuestras vidas. 2015. Editorial Taurus en España,

Una reflexion sobre la influencia de la tecnología actual y futura en los individuos y en la sociedad.

 

¿Somos capaces de decidir qué tareas dejamos en manos del ordenador y cuáles nos reservamos? ¿Dedicamos nuestra atención a lo que queremos? Las nuevas tecnologías suponen un ahorro de trabajo, pero ¿podrían erosionar nuestra libertad?

Cada día, diversas aplicaciones nos ayudan a hacer ejercicio o incluso buscar pareja. Confiamos en una voz artificial que nos guía paso a paso hasta nuestro destino. Las redes sociales nos incitan a recuperar amistades. La automatización es imparable y ya se está apropiando incluso de las profesiones más cualificadas: los software substituyen el ojo clínico del médico, el oído del músico, la mano del arquitecto o la pericia del piloto. Coches que conducen solos, ataques con drones militares… La realidad supera con creces lo que hasta hace poco nos parecía ciencia ficción.

Tejido a base de curiosidades históricas y lúcidas descripciones de las últimas tendencias tecnológicas, económicas, psicológicas y neurocientíficas, Atrapados nos brinda una visión realista y alarmante de un poderoso fenómeno que está determinando nuestras vidas.

Carr lleva años cuestionando las ventajas reales de las tecnologías de la información y favoreciendo el debate sobre un tema controvertido que nos afecta a todos.

Un comentario sobre “Atrapados – Nicholas Carr – 2014

Agrega el tuyo

  1. iVoox Anónimo Mar, 10/03/20 12:44
    Totalmente de acuerdo. El uso extensivo de las tecnologías está afectando a nuestras habilidades mentales. Hace poco vi un video en el que daban a unos chavales una antigua guía de Madrid para buscar una calle y dirigirse a ella. El primer reto fue aprender cómo buscar la calle en el listado, después identificar la página y cuadrícula donde ubicarla. Pero lo peor estaba por llegar: moverse en la dirección correcta hasta llegar a la calle fue un casi imposible. Los primeros pasos es algo que se puede aprender con relativa facilidad, pero la ubicación espacial es harina de otro costal.

    iVoox Peoncaminero Min 11/03/20

    HOLA Anónimo… No seré yo como Yogi Berra y por tanto responderé anónimos.

    Como digo en el podcast en mi opinión siempre ha sido así. Se trata de ser consciente de ello. Nada más. Decidir qué se quiere usar y cómo y cuándo. Quizá probar y luego limitar o desechar. Pero no se puede renegar del mundo en el que se vive. Y respecto de los cambios… ¿quién sabe? Lo cierto es que el mundo que viene es el que es. Más virtual puede. ¿Acaso reniegas de la vida urbana en detrimento del campo que ha quedado como un parque-jardín? Puedes hacerlo, que dude cabe, pero en ese mismo caso será una decisión personal. ¿Quien estará mejor adaptado a la vida presente-futura? Bueno o mala es la que “tocará”.

    La anécdota es muy buena. Carr en el libro comenta la de una gente de Canada. Empezaron a usar motos de nieve y gas y subió el indice de accidentes, percances y muertes por no saber desenvolverse en el medio, un conocimiento que se tardaba tiempo en adquirir en un entorno tan cambiante y hostil. También en cuenta en cierto modo el tuyo haciendo ver que la gente está perdiendo el conocimiento espacial de su propio entorno. Ni es consciente de dónde están las cosas, ni por tanto sabe organizarse una sencilla ruta cuando hay distintas cosas que hacer.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑